Maderistas se reencuentran en el gimnasio Enrique Taylor

Diversas generaciones de basquetbolistas de la Universidad Madero formaron parte de un emotivo reencuentro, mismo que se llevó a cabo en el gimnasio Enrique Taylor.

Acompañadas por sus familias, las ex alumnas de UMAD y otrora integrantes del equipo representativo de baloncesto se reunieron para evocar su época como atletas estudiantiles, misma que colaboró con su formación académica, personal y deportiva.

Cabe destacar que Tigres Blancos UMAD de la rama femenil es uno de los equipos con más tradición en el deporte ráfaga universitario porque por sus filas han pasado seleccionadas nacionales, basquetbolistas que dieron el salto al profesionalismo y porque el representativo es asiduo visitante al podio e incluso cuenta en su palmarés con campeonatos nacionales tanto en la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas como en la Liga de la Asociación de Basquetbol Estudiantil.

El Maestro Donaciano Alvarado Hernández, Vicerrector de Desarrollo Institucional, reconoció la labor de las integrantes de la comunidad maderista porque, señaló, con sus éxitos colaboraron para fortalecer la historia de un representativo ganador y de jerarquía a nivel nacional.

“Al saludarlas y darles la bienvenida a su casa recordamos muchas de las cosas que hicieron con los colores, la playera y el nombre de nuestra institución. Ahora mismo recordamos un campeonato nacional que ganamos en el gimnasio de la UDLAP, el que ganamos en la cancha de UPAEP y también el último en la Liga ABE (Aguascalientes 2015). Es grato reencontrarnos y visitar este gimnasio que representa mucho para nosotros porque es la continuación al inicio que hace ya varios años tuvimos”, señaló el Vicerrector de Desarrollo Institucional, quien, además, dio pormenores a las integrantes de la comunidad maderista del programa “La llama de la Esperanza”.

Por su parte, el coach Guerrero Carreón, coordinador de Deportes, comentó: “Su visita nos brinda mucha alegría. Todas saben lo que representa jugar para UMAD y eso, el orgullo de pertenecer a la institución, es algo que se queda para toda la vida. Sé que muchas ex jugadoras siguieron en el basquetbol en distintas facetas y hoy me da mucho gusto saber que tenemos a numerosas atletas que dieron el salto al basquetbol profesional mientras que otras lo practican, lo difunden o bien motivan a nuevas generaciones a practicarlo. Ser de Tigres Blancos es algo que se lleva en el corazón y eso es algo en lo que siempre coincidimos”.

Posterior a la entrega del jersey conmemorativo al reencuentro, se llevó a cabo un partido entre ex UMAD y el equipo femenil que participará en la División II de la Liga ABE, el cual terminó con saldo favorable para el equipo de las egresadas maderistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.